Las 3C de la Empleabilidad

El país mantiene sus índices de desempleo según el Instituto Nacional de Estadística y Censos (INEC) en un 9.5% al cierre del 2016, con lo cual el reto de disminuir este porcentaje nos lleva a varias consultas; ¿Qué estamos haciendo? ¿Hemos ya cambiado algo en nuestra manera de emplearnos? Y todavía más importante, si soy parte de ese grupo de personas allí reflejados, ¿Qué tengo en mi que aún no hace “match” con el posible empleador?

Expoempleo 2017, es la oportunidad para que aquellas personas que poseen competencias en segundos o terceros idiomas salgan de esa zona e inclusive encuentren un sitio donde sus anhelos profesionales se conviertan en una realidad. Esto quiere decir que diferentes actores del proceso de empleabilidad ya están ejecutando acciones en pro de la población con proyectos como este.

Es cierto que muchas veces se cuestiona cuan efectivas son las ferias de empleo e inclusive en ciertos segmentos de la población existe incertidumbre; ¿es allí donde realmente está lo que busco?, pero ¿realmente la duda la genera cada empresa dentro de la feria o en realidad lo hacen quienes participan?

Cambiar la forma en que se observa la empleabilidad del talento en Costa Rica es posible, creer en nosotros mismos para hacerlo, también. Por ello les comparto la teoría de las 3C que hemos diseñado para trabajar en vos mismo y que una feria, una entrevista e inclusive dentro de la vida laboral se consiga un mejor rumbo hacia el éxito.

  1. Claro; es necesario definir lo que deseas con cada cosa que haces, especialmente a la hora de buscar la oportunidad deseada. Toma un tiempo de tu día previo a ese momento clave para realizar un listado de lo que desde hace tiempo quieres, anota allí lo que se te venga a la mente, desde lo más cuerdo hasta la locura más extrema; así entonces podrás descartar lo que necesites para tener claro por 4 pilares tus deseos; meta, objetivo, proyecto y sueño.
  2. Concreto; la forma en la que “aterrices” esas ideas ya planteadas te darán una luz para ir directo al punto y no caer en la “auto-misericordia de discurso”, ese momento donde explicamos de formas diferentes lo que queremos transmitir buscando la aprobación de la idea, ¿me entiende?, entonces se podría decir que. Directo al punto por favor; trabaja en tus ideas a la hora del discurso; situación, tarea, acción y resultado.
  3. Coherente; lo que armes en tu lluvia de ideas sumado a la concretización de las mismas a la hora de transmitirlas se convierte en una herramienta poderosa para cada persona, siempre y cuando lo que diga sea coherente con lo que hace y dice ser. El mejor ejemplo de esto se da en redes sociales, grupos de amigos e inclusive seres cercanos. En pocas palabras, si usted dijo “A” de sí mismo trabaje y empoderese de ese punto “A”.

Bernal Fonseca Solano /Joven360 Costa Rica